Iniciar sesión

Consejos para mejorar la ocupación de tu hotel de Lunes a Viernes

por Nuria García

Consejos para mejorar la ocupación de tu hotel de Lunes a Viernes

El día a día de la distribución del hotel consiste en una lucha constante con el equilibrio en las reservas.


La sombra de la estacionalidad se vuelve muy alargada y el hecho de lograr un ritmo de reservas que nos permita “vivir tranquilos” se convierte en una bonita historia difícil de cumplir.


Dependiendo de diversos factores como el destino, la localización y la temporada, nos volvemos interesantes para un determinado segmento de mercado. Salvo que estemos en núcleos urbanos con mucha rotación de viajeros, siempre tendremos momentos valle que nos quitarán el sueño.


Uno de los principales retos a los que se enfrentan los Revenue Managers es poder llenar los alojamientos entre semana (domingo a jueves). Esto ocurre sobre todo cuando el hotel se encuentra en zonas con tasas de ocupación bajas durante esos días. Hay quienes se decantan por estrategias de bajada de precios, siendo esta una mala decisión que devalúa el producto en cuanto a percepción del viajero se refiere.

Cuando se trata de ocupación, mantener la calma es complicado. Por esta razón, es conveniente entrar en dinámicas de generación de valor sobre públicos que albergan una demanda potencial en ese periodo concreto. A partir de este punto, podemos adoptar algunas estrategias para fomentar la reserva sin tener que tocar el precio. En este artículo os presentamos las que nos parecen más interesante adoptar a día de hoy:


  • Crear y promover paquetes especiales.


Disfrazar los precios en forma de paquetes especiales con ofertas para los diferentes días de la semana puede ser una acción interesante. Si el hotel ofrece servicios adicionales como clases de fitness o tratamientos de spa podemos diferenciarnos para diferentes perfiles de viajero. Estos no serán tan sensibles al precio sino al atractivo de la oferta.

  • Focalizar las campañas de entre semana sobre un radio determinado de distancia con centro en el propio alojamiento.


Podemos dedicar parte de nuestra acciones en atraer viajeros para una estancia de dos noches en un radio de unos 200 kilómetros desde la ubicación del alojamiento. Colaborar con recursos turísticos locales y centralizar las campañas condicionadas por el área geográfica nos ayudará a acotar los presupuestos y a focalizar la oferta.


  • Trabajar con diferentes listas de correo electróni


Esto nos permite estructurar listas de correo electrónico por preferencias de estancia. A los clientes habituales que reservan en fines de semana podemos enviarles emails reforzando el mensaje de reserva de domingo a jueves. La clave estará en ofrecerles alternativas diferentes a lo que están acostumbrados a reservar. Ofertas especiales y descuentos para esos momentos fuera de los habitual podrán resultar en beneficios para el alojamiento.


  • Uso de la creatividad a través de eventos especiales, lecturas de poesía, exposiciones de arte y otros eventos culturales durante la semana.


Las actividades sobre segmentos de cliente con necesidades concretas convierten en atractiva una oferta que a priori no tendría porque serlo. Realizar eventos pensando en clientes que tienen posibilidad de reservar en determinados momentos hará posible que haya reservas fuera de los días habituales.


  • Promocionar el espacio del hotel hacia empresas locales que puedan utilizarlo en sus reuniones y eventos.


En caso de disponer de espacios infrautilizados existe la posibilidad de obtener una rentabilidad de los mismos. Además, en paralelo a determinados eventos pueden generarse promociones especiales de alojamiento para los asistentes y participantes.


  • Promover bodas durante la semana laboral.


A medida que se incrementa el número de personas que trabajan por cuenta propia o con flexibilidad horaria, este tipo de eventos se empiezan a realizar también en días de la semana poco habituales. Esta tendencia suele verse más a menudo en segundos matrimonios o en parejas mayores que ven en la intimidad un valor añadido.


  • Sugerir a los huéspedes de fin de semana que extiendan su reserva.


No tengas miedo a la hora de crear ofertas con descuentos para este tipo de huésped. Además, debes asegurarte de que el cliente sabe al respecto. Avisales a su correo electrónico previamente a la llegada y en persona cuando lleguen al alojamiento.


  • Convenios con los restaurantes más importante de la zona.


Consiste en entablar una relación, que incluso puede ir asociada a eventos, con restaurantes importantes del lugar. De este modo, realizar ofertas conjuntas en épocas del año cómo podría ser Navidad, para cenas de empresa, interesaría a ambas partes. Las comisiones o el propio consumo en los establecimientos serán beneficios gratamente recibidos entre negocios.


  • Convenios con gestores inmobiliarios locales.


Hay cientos de personas diariamente en las ciudades que viajan para visitar una nueva vivienda o para buscar una oficina. Esta gente necesita un lugar donde dormir. Por lo tanto, esta relación puede proveerte de interesantes reservas durante la típica semana laboral.


  • Programa de fidelización con descuentos de domingo a jueves.


Centrado en un público laboral, se pueden aprovechar los programas de fidelización para ofrecer interesantes descuentos de domingo a jueves. De esta forma se estará premiando la recurrencia del cliente y, a su vez, amortiguando la estacionalidad de los descensos en la demanda en este periodo.

Suscribete a nuestro newsletter

We give you the facts, you set the prices

Suscribir