El sector hotelero y hacia dónde se dirige

por Beonprice - 7 octubre, 2022

El sector hotelero incluye una serie de áreas dentro de la industria de servicios relacionadas con la alimentación y las bebidas, los viajes y el turismo, el alojamiento y el ocio. Obviamente, incluye los hoteles, pero también la organización de eventos, los parques temáticos, las agencias de viajes y los restaurantes y bares, entre otros sectores. Aunque muchos de estos sectores están interconectados y dependen unos de otros, también se crean en torno a modelos de negocio muy diferentes y dependen de estrategias de generación de ingresos muy distintas. Sin embargo, tienen una cosa en común: todos se han visto gravemente afectados por la pandemia y la posterior recesión económica.

¿Qué es el sector hotelero y hacia dónde se dirige? ¿A qué problemas se enfrenta el sector y cómo puedes tú, como director de hotel, hacer frente a estas preocupaciones y hacer crecer tu negocio?

Vamos a averiguarlo.

¿Qué entendemos por sector hotelero?

Empecemos por lo básico: ¿a qué nos referimos cuando hablamos del sector hotelero?

El sector de la hostelería es un término general que abarca una serie de negocios y proveedores de servicios diferentes. Los servicios de hostelería incluyen hoteles, bares, restaurantes, cafeterías y otros lugares de ocio. Aunque estos sectores aparentemente diferentes se gestionan probablemente con estrategias y modelos de negocio muy distintos, comparten un rasgo común: se basan en el concepto de atender a los clientes de forma amable y asegurarse de que se satisfacen sus necesidades. La hostelería está ahí para hacer la vida más agradable.

 

¡Descarga el Total Profit Checklist ahora y conviértete en superhéroe del revenue!


¿Hacia dónde se dirige la industria?

El sector de la hostelería ha experimentado una serie de cambios drásticos en los últimos años. Esto se debe, en gran medida, a la crisis que ha vivido el sector turístico como consecuencia de la pandemia del Covid-19. Entre los retos se encuentran los nuevos requisitos legales, los cambios en los hábitos y comportamientos de los clientes, las restricciones mundiales a los viajes y las consecuencias económicas. Sin embargo, los mayores retos que se han identificado en el sector de la hostelería como consecuencia de la pandemia son la escasez de mano de obra y las fluctuaciones de la demanda. Ambos factores pueden abordarse centrándose en la digitalización: la automatización de los procesos internos y la oferta de una experiencia mejorada para los huéspedes.

Veamos estos retos con un poco más de detalle para ayudarnos a entender hacia dónde se dirige el sector de la hostelería.

Escasez de mano de obra

Uno de los mayores cambios que hemos visto en el sector de la hostelería desde la pandemia es la enorme escasez de mano de obra que se está experimentando, también conocida como La Gran Renuncia.

La Gran Renuncia, también conocida como «Big Quit» y «Great Reshuffle», es una tendencia económica en curso en la que los empleados, principalmente en las industrias de servicios, están renunciando voluntariamente a sus puestos de trabajo, citando los bajos salarios y las condiciones de trabajo desagradables como la principal fuerza impulsora de sus renuncias en masa.

Como resultado de esta escasez de mano de obra, las empresas que trabajan en todos los sectores de la industria de la hostelería están luchando para garantizar los índices de personal que necesitan para proporcionar los niveles de servicio que sus clientes esperan. Y esto es un gran problema.

Demanda impredecible

Otro impacto notable de la pandemia que ha tenido una gran repercusión en el rumbo del sector de la hostelería son las fluctuaciones del mercado y la imprevisible demanda de los clientes. El impacto inicial, cuando todavía estábamos experimentando las indicaciones del gobierno para los cierres nacionales y las restricciones de viaje, fue la baja demanda. Este verano, con el mundo empezando a abrirse, el sector de la hostelería ha experimentado un » turismo de revancha» en el que, como resultado de pasar tanto tiempo encerrado, la demanda reprimida de viajes está aumentando.

Sin embargo, a pesar de esta demanda reprimida, la fluctuación e imprevisibilidad de la demanda se ha visto agravada este verano por el gran número de retrasos y cancelaciones de las compañías aéreas que han echado por tierra los planes de viaje de personas de todo el mundo. Y todo esto hace que sea muy difícil para las empresas del sector de la hostelería prever, anticipar y preparar eficazmente los picos y las caídas de la demanda. Por eso es más importante que nunca contar con las estrategias adecuadas de ingresos y precios para atraer a los clientes adecuados en el momento oportuno y seguir siendo competitivos en el sector.

¿Cómo abordar estas cuestiones?

Entonces, ¿qué significa todo esto para la industria hotelera y cómo se pueden abordar estas cuestiones de forma eficaz?

Ambos factores pueden abordarse centrándose en la digitalización. En otras palabras, centrándose en la automatización de los procesos internos y ofreciendo una experiencia digital a los huéspedes.

La mejor manera de superar estos retos y seguir creciendo como hotel rentable es utilizar las herramientas y el software adecuados para mejorar la experiencia de los clientes, incorporar las últimas tendencias y novedades, y asegurarse de que los huéspedes están contentos y de que se satisfacen sus necesidades. Y la clave para ello es tener acceso a los datos adecuados sobre el mercado, los clientes y la competencia.

Por ejemplo, un sistema de revenue management permite analizar el mercado y recopilar todos los datos necesarios para tomar decisiones estratégicas informadas que generen los máximos ingresos para tu hotel. El sistema adecuado te permite hacer un seguimiento de los datos de rendimiento en tiempo real y crear previsiones realistas y precisas para que puedas anticiparte a la demanda y realizar los ajustes necesarios en tu estrategia de precios y sostenibilidad con el fin de maximizar los ingresos que genera tu hotel.

New call-to-action

Go to Top